Desde que se llamaba influenza, hasta hoy, la gripe del cerdo

LAS MAMÁS (Y EZRA) SIEMPRE TIENEN LA RAZÓN

El miércoles pasado mi mamá me contó que le había hablado al médico para que en la semana nos vacunara contra la influenza (a mis hermanos y a mí), porque en las noticas había escuchado que se estaban desatando casos.

Yo también me había enterado (...porque escuchamos la misma estación, supongo) pero le dije que no inventara, que mejor nos esperáramos, porque además no sé qué tan sano sea vacunarse namás porque a Ezra Shabot y a ella se les ocurría.

ALARMA DEL JUEVES

Ese día tuve clase en la tarde y cuando salí, ya en la noche, recibí dos mensajes de Reforma en tu celular: uno del techo caído de la Roma y otro del mentado brote de influenza que mi jefa de información nómber guan (mi madre) me anunció el día anterior. De regreso lo escuché todo en la radio.

Claro, cuando llegué a casa, Willys se encargó de restregarme su astucia periodística. Celebró el triunfo de su diagnóstico informativo y mi incredulidad:"lero lero, y yo no estudio lo que tú", me dijo. Luego le recordé que todos moriríamos y ya no fue tan feliz.

En eso estábamos cuando apareció Córdova Villalobos en mi televisión, a decir que no tendría clases el viernes. Entré a mi correo para ver si los profesores tenían algo que contradecirle al secretario de salud, y sí. Mi profesora de TICS: "nos vemos mañana espero que estemos protegidos contra la influenza". Malvada.

Pero nada, una media hora más tarde rectificó y suspendió la clase. Lo mismo hicieron mis otros profesores. Gracias a las "nuevas" tecnologías nos pueden acosar con cubrebocas desde sus hogares.

...Y volviendo a lo de las vacunas, para entonces mi madre se había convertido en la junkie de los antígenos.

AL OTRO DÍA...

Mi correo estaba atiborrado de cadenas apocalípticas, noticias y correos de otros profes (les digo que con lo del mail son unos verdaderos stalkers). Twitter y Facebook eran un jolgorio haciendo escarnio del tema. Inclúyome.

Al medio día, antes de que mi mamá volviera a la casa con sus provisiones de cubrebocas y desinfectantes, me di una escapadita a casa de Ruval (soy bien ruda).

Cuando volví en la noche, todos en la casa estaban instalados en la paranoia y afectados por el encierro. Mi hermano se parecía al gemelo malvado de Bart, desesperado por salir -jajaja- me confesó que hasta le ayudó a mi mamá a hacer collares; que ya no sabía qué más hacer, que estaba hasta la madre.

Cecy me pidió que durmiera en su cuarto... (supongo que por si la influenza nos jalaba las patas, que fuera a las dos). Mi mamá me regañó por andar de vaga y mi papá me enseñó a lavarme las manos a la manera anti-influenza. Discutimos un rato las noticias y a dormir.

Me emocionaba que al día siguiente segurito tendríamos harto material para el programa. No como otras veces que ya no sabemos ni qué más meter.

LOS CUBREBOCAS

El sábado empecé a ver más cubrebocas en las carotas de las personas. En el trabajo todo mundo retranquilino. Lulú, otra chava y yo, confesamos que guardábamos el nuestro en la bolsa... claro, para protegerlo del virus.

La tendencia para esta primavera son los cubrebocas en el cuello. Digan "adiós" a las palestinas.



Por la ciudad se ven desfilando todo tipo de tapabocas. Desde el tradicional blanco, el rígido que quién sabe de dónde habrá salido, los azules de la contingencia ambiental en la primaria; hasta estampados que se nota que le dieron baje al tío médico que trabaja con los niños con cáncer.


Hace un rato en el súper vi a una señora que usaba un velo onda odalisca... ¿pooooorqué no?

Yo veo que a la gente le da penita y sofoque usarlos. No... miento, eso sentí yo cuando me lo puse un rato en el super.

COAPA, EL PUEBLO FANTASMA

Creo que no medí las consecuencias reales del asunto, hasta que anoche que convencí a mis papás de que me dejaran ir a casa de Rous (sólo tuve que mostrarles el videopost anterior).

Así que Rosita pasó por mí y las dos tan rebeldes iríamos a un bar.

¿Ah sí? Pues pura madre porque cerraron TO-DO. Hasta en Coapa donde el hombre hace justicia por su propia mano, cada bar, cada café, cada restaurante: cerradísimos como sus habitantes.

Y hoy amaneció igual. Le mandé un mensaje a un amigo que todavía trabaja en La Selva y me dijo que así se quedará hasta el 4 de mayo, según les avisaron. Stawrboeeeeecs (Starbucks) es lo único abierto... ammm también los OXXOS y los súpersss.

Me asomé a las iglesias de por aquí y nada... no me derretí. Ja... no... pues que no hubo misa.

"EL PRIMO DE UN AMIGO TIENE INFLUENZA...."

Pues que me conste conste aún no sé de alguien enermo. Sé que a mi prima de 10 años la acaban de llevar al hospital porque tiene dos días con fiebre alta, pero aún no se confirma nada.

LO QUE A NADIE LE IMPORTA

Yo digo que se escuchan igual de ignorantes y tetos los que niegan la situación, que los que se declararon en estricta cuarentena hasta que el peligro pase. Lo cierto es que cochinada siempre habrá en el aire, ojalá se queden con la bonita costumbre de lavarse las manos y estornudar sin el rocío moquiento de largo alcance.

Y sólo una duda ¿cuándo empezamos a creerles con tal devoción a Calderón y compañía; y a López Dóriga y sus secuaces? A lo mejor hay más enfermos de los que dicen. Una fuentes allegada me cuenta que en esta semana, Gobernación lo ha llamado de madrugada para juntas de loca urgencia.

El hecho de que instituciones autónomas como el IPN, la UNAM y la UAM estén involucrados, además de la ONU, y otros países... le da el pequeñísimo voto de confianza al gobierno.

No es como el chupacabras que en aquellos tiempos biólogos y demás de la universidad se desgañitaron diciendo que era puro pedo; o con los lancheros náufragos... que la comunidad científica oceanógrafa también se cansó de repetir que era geográficamente imposible tal hazaña.

Según yo, la cosa es real y el mal del puerco también, y también sus muertitos y todo eso. Pero me parece que tenemos un desconocimiento TOTAL de situaciones por el estilo. A nosotros ya no nos van andar contando de temblores, por ejemplo. La banda ya pasó por un terremoto y cuando siente que todo retumba, difícilmente se quedan como si nada.

Pregúntenle a los de Tabasco por las inundaciones o a los de Acapulco por los huracanes. El pedo es que las epidemias no las manejábamos y por eso las reacciones han sido TAAAAAAAAAAAAAAAAAAN EXALTADAS. Está bien, me molestaría más que la gente se estuviera muriendo y los secretarios rascándose la panza.

5 comentarios floripondios:

Cesza dijo...

no puedo creer que haya leido todo eso. todo fue por tus engaños que no me dejabas ver cuanto habias escrito.


eres malvada como tu sola, por burlarte te va a dar influenza


estoy indignada porque le tomaste la foto a esa chava super obvia.

damiana dijo...

leí solo una parte de la entrada al blog porque por aquello de la influenza me da güevonada leer. Y sí Nelson tiene razón. Tal vez mañana con más calma lo terminè todo


jejejeje

yo también salí. Fui en la noche al Under (lugare repleto de punks que no les importa morir de influenza) y nada aún no caigo en cama a causa de la mentada epidemia. Que por alguna extraña razón sigo sin creer

saludos y disfrute sus tapabocas

yo quiero uno de esos de guerra!

Felipe dijo...

Entiendo el dolor de tu hermano... yo ya vi "Doctor Zhivago" y de corrido... dura tres horas y media la peliculota... de haber sabido qe estaríamos tanto tiempo encerrados, le habría comprado al Tepito-Arte de la Fac la versión de 11 horas de "La Guerra y la Paz"...

Bien por los párrafos cortos, la vdd es que si ayudan a la lectura de los textos, y con tu peculiar sentido del humor, pft, aún mejor...

Kevino dijo...

Este post tiene influenza, así que no lo leí.

Fher dijo...

Coyones... yo si leí toooooodo!

Muy bueno corita!! I miss U!

Acerca de mí

Mi foto
Me gusta morder a mis seres queridos. Tiendo a abusar de los paréntesis y puntos suspensivos. No importa cuánto lo intente, no puedo dormir antes de las 12.

Yerba mala nunca muere

Pura celebridad