Problemas de digestión-vocación

Tengo esta profesora de Géneros Periodísticos a la que le encanta intensear. Nos habla de la vocación del periodista e intenta convencernos de que casi somos (los periodistas) tan indispensables como los médicos o el petróleo.

Esta mujer, nos dejó de tarea una crónica de La Villa (la de Guadalupe, no la de Santa Claus) para el próximo martes. Así que pensé: "Mañana (o sea hoy) va a haber una peregrinación que viene de Toluca... se me hace que estaría bueno que me lanzara aprovechando que los miércoles no tengo clases".

Siiiiin embaaargo, no contaba con que hoy en la mañana se me querrían salir las tripas del dolor, además había indicios de 'mal japonés' y por si mi desgracia no fuera suficiente: estoy en mis malditos días. De todos modos preparé mi KIT REPORTERO MI ALEGRÍA (moleskine, grabadora, bolígrafo y cámara) total... ya se me pasaría.

Pero no se me pasó....

Y ya ni fui a La Villa, ni tengo mi crónica, tampoco me sigue doliendo la panza y el dolor que me queda es más bien moral.

¿¿Acaso no tendré lo que se necesita??

¿¿Qué habría hecho un buen periodista??

No tengo idea, yo a duras penas llego a estudiante de comunicación. Me cagan mis tripas y la intensidad de la profesora de Géneros.

2 comentarios floripondios:

YaZzzZz dijo...

Diaablos, que mal peish que no pudiste ir a la Villa, pero pss aun hay tiempo no te estreses!! Todos los días la vila se pone buena, con todos los arrepentidos, misericordiosos y fanaticos jajaja

Anónimo dijo...

SI NO TE PREOCUPES CORS. la salud es primero todo lo demas viene despues saludos y que te mejores.

Acerca de mí

Mi foto
Me gusta morder a mis seres queridos. Tiendo a abusar de los paréntesis y puntos suspensivos. No importa cuánto lo intente, no puedo dormir antes de las 12.

Yerba mala nunca muere

Pura celebridad