Sí, soy una burra y qué me importa

A lo mejor si siempre hubiera sacado diecesesesesesesssss diría: "sí, a güevo las calificaciones son el más fiel reflejo del CI". Pero como no, ahí les va mi chaqueta mental:

En la primaria y hasta secundaria fui pusss de calificaciones razonablemente buenas ummm o malas, según el papá que las viera. Los míos nunca me exigieron dieces, ni me agarraban a tablazos por sacar malas notas. Siempre creyeron que por mi cuenta entendería que sacar 5, sólo y sólo me perjudicaría a mí (ja.... 'sólo y sólo') y que yo no querría nunca nunca atravesar la incomodidad de repetir año o de que me corrieran de la escuela o de presentar extraordinarios.

En fin, con esa idea crecí y nunca reprobé con el temor de que me fueran a cagotear en mi casa y más bien lo hacía con la grandísima güeva de saber que toooodo el verano viviría estudiando para pasar mis extras de mate 1,2,3,4 cálculo 1 y física y así. Mis papás son bien listos (aunque sólo funcionó conmigo, mis hermanos resultaron algo más lacras).


Ps bueno, total que en la prepa fui infeliz y como se dice por ahí 'una burra'. Reprobaba malpedo. Nomás no creía que un 5 en Geometría determinaría mi pase a la universidad o a la venta de quesadillas de por vida; y que reprobar anatomía ponía en peligro mi futuro como periodista. Qué mamadas. Fue en esta época que las calificaciones oficialmente me valieron madre.

Luego salí con mi brillante 7.00000000 de la preparatoria. Para muchos mediocre, para mi rifado y con sabor a 10. Suficiente para entrar a la universidad que quería. Y entré. No como tantos arrogantes de promedios perfectos que se quedaron llorando sin ir CU... jaja pendejos. Porque hasta eso siempre fui bien conciente de que un un 6 sólo me evitaba la fatiga de los extras, pero no me libraría de parar en una universidad de avenida Tlalpan. Y eso sí que no.

Ya en la universidad noté la infinita libertad (y negligencia) de mi amada casa de estudios, y que el alumno puede sin pedo alguno, ir por la carrera cargando dieces de los profesores más barcos de la vida o rifarse con ochos de los catedráticos perros malparidos de allí mismo. Y ps bueno, no tendría que ser así.... todos los profes deberían ser de excelencia. No como este semestre, que por haber mandado al carajo a un pelele que no enseñaba nada, renuncié a su calificación, mi promedio se jodió y terminé con las escorias de la docencia matutina.

Con todo esto, confirmo la relatividad de esos números. Las meritocracias me caen mal. ¡Abajo el sistema! ¡Buuuuu! ...ya, perdón.


6 comentarios floripondios:

cmf dijo...

neto este blog se llama como una cancion de juan manuel figeroa erriba el norte nineeeeeeel

briones dijo...

que orejas tan sexys...^^


saludos

MargorieV dijo...

Pinches profes lacras...

Nos joden la diversión del semestre...

Si clarooooooo!

briones dijo...

nunca olvidare mi primer extraordinario, que fue de aritmetica en la prepa...cuando lo pase con 90 me dije: que buen pedo! y yo llendo a clases todos los dias.

cuando uno no sabe sobre una materia a que aprentar que se sabe...asi el profe nunca te pregunta y hasta te tiene algo de respeto..me funciona


saludos^^

Ernesto dijo...

Shale, pues cuando era mas chavo recuerdo que como salia gralmente bien, que se ocurre reprobar un parcial, para ver que se sentia, jaja y pues luego segun el maestro aprendi la leccion porque me levante con honrosos nueves ja.

Omar dijo...

Entiendo perfectamente a que te refieres. El promedio de calificaciones no indica que tan inteligente o capaz es una persona, solo refleja que tanto hacias las tareas o asistias a clase, o en algunos casos que tanto le caias a los profes.

Acerca de mí

Mi foto
Me gusta morder a mis seres queridos. Tiendo a abusar de los paréntesis y puntos suspensivos. No importa cuánto lo intente, no puedo dormir antes de las 12.

Yerba mala nunca muere

Pura celebridad